Latin American Contemporary Art
Calientes Calientes días de verano

Una galería digital curada por O-LA.

3 min read

English

Joiri Minaya
Mango, Recetas del Caribe

"El fruto puede ser el fruto de cualquier planta, mientras que la fruta, en femenino, generalmente se usa para hablar de las de consumo humano. Las frutas “exóticas" fueron así clasificadas por personas que se pensaron en el centro del mundo, siendo todo lo demás periferia y por lo tanto lugares para ser descubiertos, explorados, explotados, dominados y sobre los cuales fantasear." Texto completo aquí.  


Lucia Koch
Air Temperature (angeleno), 2016

Air Temperature es un trabajo que utiliza ecuaciones matemáticas para reproducir varias puestas de sol que ha visto en todo el mundo en ciudades como Porto Alegre, São Paulo y Nagoya, por nombrar algunas. Las cortinas transforman un entorno natural en una práctica estética industrial catalogando su archivo al atardecer. Texto completo aquí.


Martine Gutierrez
Body en thrall, p120 from Indigenous Woman, 2018

“La sociedad perpetúa construcciones rígidas: dicotomías fabricadas como 'masculino' versus 'femenino', 'gay' versus 'heterosexual', 'minoritario' versus 'blanco', 'realidad' versus 'fantasía', 'dominar' vs. 'someter', etc.”, dice Gutiérrez. “Pero nuestra interpretación de estos constructos es subjetiva y no inmutable. La realidad, como el género, es ambigua porque existe de manera fluida ". Texto completo aquí.


Laura Vinci
No Ar, 2009/2017

"Cuando fui a Australia por segunda vez, en 2004, conocí un sistema de vaporización en frío que quería usar en mi trabajo. No lo usé solo en un trabajo, sino en varios: Cuenca, Lisboa, Padua y São Paulo. El sistema es muy simple: las pequeñas boquillas de pulverización, que funcionan a alta presión, son accionadas por una bomba que hace que el agua salga con tal fuerza que sus gotas adquieren una característica inusual, que se queda entre el estado gaseoso y el líquido ". Más sobre la artista aquí.


Kenny Lemes
Untitled, from the series Venus Perversa, 2019

“Hay un lugar fronterizo en las sociedades, fértil y germinal, donde algunos grupos tiran de la idea de sí mismos que llevan culturalmente pegoteada a sus cuerpos y la deforman, como una imagen impresa en un nylon que se estira, o un glitch en una computadora. Estas minorías nacen y se encuentran en los bordes de la hegemonía y pervierten la idea de cierta Venus original, la diosa de la belleza y del amor, de la naturaleza, madre de un Cupido ciego. (…)

Es fácil tomarles fotos en fiestas, pero retratarlos en sus casas es un fenómeno especial y muy raro. Su intimidad es casi siempre igual de caótica que su reflejo viral: familia disfuncional, la oveja negra, el niño raro. El baño sucio, la cama nunca hecha, desesperanza e inestabilidad. Y aún así: apariciones hermosas, grandiosas. Espectáculo a pesar de todo. Construir belleza nueva a partir de la Venus rota parece ser un lugar de fortaleza: ignorar por un instante las flores, mirar el agua pútrida y hablar de las mil paletas de verde que las bacterias hacen vibrar dentro de los jarrones.” Texto completo aquí.